domingo, 10 de diciembre de 2006

CASINO ROYALE

Casino Royale cuida su subgénero, no mete sus convenciones alegremente, sino que las recupera en tanto que la historia las necesita y, ahora me doy cuenta, en tanto que ellas hace muchos años que agonizaban sin una historia.
Se me antoja pensar en Casino Royale como en una declaración de principios de lo que es y no es James Bond, y de lo que es y no es una película de James Bond: sórdido/a, duro/a, eficaz, elegante más por obligación que por vocación, sensible y, en consecuencia, menos débil que nunca.
Los que flipan con la acción también quedarán satisfechos.

Anomia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que este enfoque que le han dado a James Bond en Casino Royale es el mejor que han podido conseguir porque se acerca más al personaje tal y como lo describe Ian Fleming en sus novelas. Además, Daniel Craig es el adecuado para expresarlo. Buena elección.

Listo Entertainment dijo...

Me ho tomado la libertad de copipastar esta reseña en lacinefilia.blogspot.com, citando la fuente of course.

besitos y arrumacos y felicidades por el blog,