domingo, 13 de abril de 2008

WE OWN THE NIGHT (La noche es nuestra)

Sobre esa conceptualización llamada "los 80" el arte pudo y puede teñir de purpurina toda la gama de emociones humanas desde la euforia hasta la melancolía.
We own the night asume esa mirada vidriosa y exagerada para abordar a través de su protagonista el enrarecido conflicto de un mundo que camina entre la frivolidad más desenfrenada y el drama más seco.
Anomia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Inquietante, poderosa y bella persecución bajo la lluvia.

Sólo el final, algo forzado, estropea la historia.

endi dijo...

El final es el adecuado. Los colores pálidos y el orden como única salida. La implantación de los noventa, vamos.